Andorra 1.000 días después del INFAME 10/03/2015

652
0

Los miserables necesitan de otros más miserables paras sentirse mejor“.

Mañana se cumplen 1.000 días del INFAME 10 de marzo de 2015. 1.000 días en los que hemos padecido la más absoluta mezquindad de unos pocos posiblemente para intentar salvar la “famiglia de la Madre Superiora” y, sobre todo, al otro banco del que nadie habla y mucho menos se investiga. Y ni unos ni otros van a ser salvados. 1.000 días “azuzando” a la fiscalía contra el Grupo BPA, sus accionistas, sus directivos, sus trabajadores y clientes.

1.000 días en los que hemos padecido el uso y abuso de poder de unos pocos, que por lo visto ahora andan de bufete en bufete intentando averiguar si la mamarrachada que hicieron va a tener consecuencias civiles y penales en contra de ellos. 1.000 días en los que se las hemos escuchado decir de todos los colores con total inmunidad e impunidad; que si en el Grupo BPA había dinero del terrorismo, que si el Grupo BPA era una estructura de blanqueo de dinero, que si…

1.000 días en los que todos los esfuerzos de las instituciones andorranas se han dedicado exclusivamente a perseguir al Grupo BPA, sus accionistas, sus directivos, sus trabajadores y clientes. 1.000 días en los que en vez de entrar en el banco, verificar si había algo y aislar del resto lo que se hubiese encontrado, en el caso que se hubiese encontrado algo, se decidió culpabilizar a todo el que hubiera tenido cualquier relación, del tipo que fuera o fuese, con el Grupo BPA. Y aquí paz y después gloria.

1.000 días en los que las instituciones andorranas no han perseguido ni investigado el dinero que había en el otro banco, no fuera a ser que al final lo hubieran encontrado. 1.000 días en los que a falta de algo más consistente se han criminalizado WhastApps de mujeres y mediadores de buena fe con tal de tener algo, aunque sea nimio, dónde cogerse.

1.000 días en los que hemos comprobado y conocido de la incapacidad total y absoluta de alguno de nuestros dirigentes, pero en los que también se ha podido constatar que el resto ha callado adoptando a la perfección el lamentable papel de inútiles floreros. 1.000 días para corroborar lo sumisa, dócil, manejable, obediente, mansa, vasalla y apocada que es la prensa oficialista del país.

1.000 días en los que se ha permitido que auténticos países bananeros acusen a Andorra de “corrupción“, sin hacer una queja formal como país soberano que se supone que es, cuando en realidad es en esos países dónde se cometieron los presuntos delitos. 1.000 días en los que a falta de algo más sólido dónde agarrarse se persigue al Grupo BPA en relación al caso Odebrecht, siendo el único país que persigue al banco en vez de a Odebrecht y a los que cobraron las “coimas“. En el resto de países con bancos relacionados con el caso Odebrecht ni se menciona a las entidades bancarias.

1.000 días en los que es público y notorio que un consejero delegado del banco que se tiene que salvar a toda costa anda de abogados pidiendo una indemnización millonaria.

1.000 días en los que se ha podido cotejar que a según quiénes la justicia no les admite casi nada, o muy poco, y a según quiénes se gira la vista a otro lado sobre su más que oscuro y tétrico pasado. ¡¡Y nadie investiga nada!!

1.000 días en definitiva en los que unos pocos, todos ellos señalables, han finiquitado éste país.

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.