Crónicas de Andarnia (I)

780
0

En el epílogo del año 2017 conviene recordar algunos de los temas que gracias a Altaveu Digital el ciudadano andorrano se ha podido enterar. Para no hacérselo muy pesado lo dividiré en tres artículos. Pasen y lean:

Enero

El año empezaba con la noticia del “caso Redder” y su vinculación con Andbank. ¿Se ha investigado algo sobre éste caso? También salía a la luz la noticia de que el INAF sabía desde abril de 2015 que Credit Suisse iba a bloquear las acciones de los clientes de BPA que custodiaba, y que el ministro que que estaba sin estar pero que no quería irse y al que no hubo más remedio que fabricarle una nueva “cartera” a su medida, comenzaba a dar la tabarra. Pintat explotaba en el Consell al afirmar que “DA s’està passant el País i l’Estat de Dret pel folre” y un experto en gestión de riesgos bancarios de Deloitte iba a ser el nuevo director general del INAF. El fiscal seguía metiendo presión a los gestores procesados por el “caso BPA” y que la policía española sabía desde diciembre de 2014 que se había equivocado de banco en el “caso Pujol“. ¡¡POR FIN!! el 16 de enero el TC consideraba que no había motivos para alargar la prisión provisional y Joan Pau Miquel abandonaba La Comella. (10 fois trop tard…, 100 fois trop tard). Panamá retraía el “pasotismo” del AREB y el perjuicio que dicho pasotismo causa a los clientes de BPA. Antonio se ponía de los nervios ante una eventual comparecencia de Joan Pau Miquel en la llamada “comisión BPA”. En enero nos dejaba una gran empresaria andorrana y mejor persona: Doña Carme Maestre i Pal, y el mes acababa con la liquidación de BPA Panamá.

Febrero

Febrero empezaba con una posible reprobación parlamentaria sobre el ínclito ministro de finanzas y portavoz del Govern dels millors por el “CincaGold” y la “bochornosa actitud” de nuestras primeras espadas ante los famosos “WhatsApps amenazadores“. Se archivó la querella contra el libro que recopila una treintena de documentos del “caso BPA” y se conocía la detención de Gil y Torrellanté. Y como a los amigos no se les puede dejar sin premio, una firma de uno de los promotores iniciales de VALORA se quedaba con la gestora de Banco Madrid. Antonio habría cobrado como arquitecto de obras a Escaldes mientras era Cònsol Major, y Andbank se desprendía de altos directivos de la etapa de Banca Reig. El mes acababa con la noticia de Antonio y el medio millón de euros que cobró por la reforma del antiguo hotel Europa. (Qué se puede decir de alguien que muerde la mano que le alimenta…).

Marzo

El mes empezaba con la retirada, por parte de la fiscalía, de la acusación contra un extrabajador de MoraBanc y el lío de la Fundación de los 60M€. El Valira que apareció verde tenía muchas posibilidades de amanecer otro día marrón, y accionistas de BPA se querellaban contra el mudo director de la UIFAND. Se sabía que Andbank y Valora concedían con cierta facilidad “avales de caja” a Fibanc como los usados por los Pujol y que la UE había avisado a Andorra que antes no se resuelva el “Brexit” no se cerraría ningún acuerdo con los pequeños estados. El Sindic no acaba de digerir que el “elegido” por Antonio para suceder a Antonio sea su pariente, y que la “máquina de lavar” Valora-Fibanc-Andbanc tenía una denominación numérica: 777. También caía una de las principales acusaciones contra BPA; la absolución por le caso de sobornos en la “causa Emperador“. El mes acababa con la insistencia del director de la UIFAND de que no sabía nada de nada sobre el “Notice” antes de marzo de 2015.

Abril

El mes empezaba con el reconocimiento por parte del ABA de que los beneficios de la banca andorrana habían caído un 17% entre 2014 y 2016 y el AREB se escudaba en una “relación tensa” con el regulador suizo para justificar el retraso en la renta variable de BPA. En el Consell empezaba el baile de deserciones de los elegidos por el pueblo, y comenzaba a dar que hablar la “plataforma de interés nacional“. Se conocía el sueldo neto del nuevo director del INAF, 14.240€/mes por 13 pagas, y que Gil ya podía dormir en casa por buena conducta. Antonio se cansó de recibir calabazas y se tuvo que conformar con Maria Ubach como ministra de asuntos exteriores, y la sede de Banco Madrid, ante el “pasotismo” del AREB fue ocupada por un grupo de extrema derecha. Jordi Pujol Ferrusola entraba en Soto del Real. Los Viladomat recurrían contra la declaración de interés nacional de la plataforma esquiable de Soldeu. El mes acababa con Andbank reconociendo que sus beneficios habían caído un 26’5% en dos años.

Mañana, más y mejor.

 

 

 

 

Intenten ser felices.

Sense Comentaris

Deix un comentari