Del banco omnipresente al fiscal obsesivo

922
0

Por Pedro ALBA

Si entre aquel tiempo que tenga usted destinado al consumo informativo le queda un hueco más allá del embrollo de Catalunya y las trifulcas entre Rajoy y Puigdemont o Puigdemont y Rajoy, puede que llegue a Venezuela o a Estados Unidos pasando por Banco Madrid o Banca Privada d’Andorra (BPA). Parece que sea, esos dos, los únicos bancos que operaban en el mundo mundial. Puede que hayan leído en un par de medios la detención en Madrid de un exviceministro ‘chavista’ reclamado por las autoridades americanas. El arresto de este y de otros tres ciudadanos venezolanos más, todos residentes en España. Puede que de aquí unos días, quien sabe si mañana, llegue el eco de aquellas noticias en Andorra y les expliquen que dichos arrestos son la confirmación de las mayores maldades de BPA y Banco Madrid. Puede que hasta les digan que son el ejemplo más evidente que la nota del FinCEN del 10 de marzo del 2015 estaba debidamente justificada. Puede. Todo puede ser.

Lo que seguro que no les van a contar son las ansias de un fiscal -y de un tiempo a esta parte en cualquier rincón del mundo cada vez queda más claro que las fiscalías no se basan en criterios jurídicos si no que son armas políticas de destrucción masiva- de justificar sus atropellos y su obsesión con Banco Madrid y BPA. No. No escribo del andorrano Alfons Alberca, que bien podría, si no de un amigo suyo en la carrera fiscal española: José Grinda. Tampoco les contarán que en el documento al que hasta ahora han tenido acceso los detenidos, y en este caso el ex viceministro que, cierto es, fue cliente de la entidad andorrana, no figura ninguna mención sobre BPA ni sobre Banco Madrid. De hecho, no se habla ni de Andorra. Se cita, sin nombrarlas, entidades de Suiza y de Estados Unidos. Y seguro que no veremos en Suiza criminalizar a ningún banco. A bien seguro que no se hablará de ello; nada se sabrá.

Me cuentan que en los burladeros judiciales madrileños ha causado cierto estupor que un par de medios, un par de periodistas, hayan sabido antes que nadie que habría determinadas detenciones o, también, que los detenidos serían enviados a la cárcel a la espera que los Estados Unidos cumplimenten las peticiones de extradición. Más aún: uno de los medios ha publicado que los detenidos iban a prisión antes que los propios afectados lo supieran. ¿Saben de quien son amigos dichos periodistas firmantes de sendos artículos? Efectivamente, de Pepe Grinda el fiscal. Ningún reproche para los profesionales de la comunicación más allá de lamentar que beben de una sola fuente y con ella se quedan. Toda la repulsa hacia Grinda y su forma de hacer, de operar.

No es la primera vez que Grinda filtra, cuenta, casi diría que dicta los artículos antes que sucedan los hechos que él ya anticipa. Así, él ya condiciona la opinión pública y da una estocada a la reputación de aquel a quien le conviene atacar. Esta ocasión no ha sido menos: enterado de la cuestión, el fiscal coge un par de periodistas amiguitos y les cuenta su película. Sepan que ni los detenidos, me dicen, no han tenido acceso al contenido de las querellas impulsadas por las autoridades judiciales americanas que han sido la base de la petición de extradición de los detenidos. Podríamos decir que el fiscal vende su postverdad interesada y los medios también interesados la compran.

De aquí que se ponga en marcha el ventilador y se vuelvan a repetir hasta la saciedad hechos nunca acreditados que se pretende que por la vía de la reiteración acaben transformándose en ciertos. Que si operaciones de blanqueo a destajo, que si 4.000 millones, que si, que si, que si… Pues resulta que no, que no, que no. Que en ninguna parte del documento entregado por ahora por los autoridades americanas a las españolas, las únicas a las que han tenido acceso los detenidos, no se habla de Andorra. Menos aún de BPA o de Banco Madrid. Se habla, sí, de la petición de detención y la detención al fin y al cabo de un antiguo cliente de BPA que tuvo embargados, junto con otros conciudadanos, casi 200 millones de euros por orden de la justicia andorrana y que la misma justicia andorrana desbloqueó al cabo de unos meses ante la falta de elementos para seguir teniendo congelados los depósitos.

Es claro y diáfano que dicho ciudadano venezolano actualmente residente en Madrid no era ni es solo cliente de BPA o de Banco Madrid; lo es de diferentes entidades bancarias de todo el mundo. De hecho, en el documento en virtud del cual se ha procedido a su detención se habla de cuentas en Suiza y de cuentas en Estados Unidos. Si tienen tiempo de ver las informaciones sobre este caso entre la vorágine de acontecimientos a raíz de la situación que se vive en Catalunya verán que no se habla ni de Suiza ni casi de Estados Unidos más allá de ser el país promotor del arresto. Solo BPA y Banco Madrid. Como si fuesen los dos únicos bancos del mundo mundial.

Deberían liarla muy gorda algunos que ahora tengan que recorrer a cualquier artimaña para intentar justificar lo injustificable. Deberían liarla tan gorda que tienen que crear permanentemente una realidad paralela. Su realidad. Pero vaya como joden. Es aquello del calumnia que algo queda. Pues eso. Que si les llega algo, no se crean nada. Que BPA y Banco Madrid no son los únicos bancos del Planeta. Tampoco Grinda es el único fiscal aunque haya veces que se lo piense.

Sense Comentaris

Deix un comentari