La manta de Villarejo

992
0

Por Pedro ALBA

Vaya por delante que no pienso defender a José Manuel Villarejo. Ni lo pretendo ni lo voy a hacer porque, seguramente, su defensa sería más bien difícil de asumir. Como elemento clave de las cloacas del Estado español que es el ahora jubilado y detenido oscuro comisario, Villarejo debe saber mucho y de muchas cosas. Por ello me gustaría que tirara de la manta y nos contara -que contara, vaya, ante el juez de esa cada vez menos independiente justicia ya sea en España o en Andorra- qué hay, qué hubo, de la ‘Operación Cataluña’.

Igual que muchos se friegan las manos con los nombres que aparecen como supuestos clientes de la estructura B que tenía montada el comisario -sí, el era policía pero parece o más que eso que tenia montada una red parapolicial paralela que te ahorraba determinados problemas bajo una módica cantidad que supuestamente facturaba a través de un entramado empresarial nada despreciable- otros a bien seguro disfrutaríamos de lo lindo de saber qué personajes o personajillos han contribuido a la actuación ‘cloaquil’ que tenía al soberanismo catalán como objetivo y que, entre otros, tuvo el efecto colateral de cargarse Banca Privada d’Andorra (BPA) y Banco Madrid.

Cómo me gustaría saber con todo lujo de detalles como se tramó dicha operación y como se llegó a la conclusión que debía producirse el hachazo contra BPA. Que aquella era la solución para obtener los datos de los Pujol cuando todo el mundo sabía que el banco andorrano de cabecera por excelencia de los Pujol era otro. Y que venía de muy atrás. Exactamente de cuando el expresidente catalán aún tenía medio pie puesto en el negocio bancario y otro presidente, en ese caso el andorrano, era también banquero. Entre banqueros políticos andaba por aquél entonces el juego y puede que hasta el juego llegase a las cloacas.

Que tire de la manta Villarejo. Que lo explique todo y más. Aunque, sospecho, si no lo han detenido hasta ahora es porque ahora deben ya tenerlo desactivado. Por lo que quiera que sea. Pero si no lo es, que cuente al dedillo qué fue de la ‘Operación Cataluña’. Que no se guarde ni el menor detalle ni ningún nombre. Probablemente necesitaríamos hacer algo similar a un mapa, como poco un croquis, para ir encajando las piezas. Pero al final del camino no sería tan difícil de entender. De hecho, visto lo visto, el principio y el final están más que claros. Quedan rellenar algunas casillas de la historia que, ciertamente, tienen su importancia y, más aún, su morbo.

¿Cuantos y qué andorranos participaron en la operación? ¿Por acción, omisión o dejadez? ¿Hubo cargos gubernamentales en dicha trama o alguno de sus satélites? ¿Empresarios del Principado? ¿Qué tratos se hicieron? ¡Cómo nos gustaría saberlo! José Manuel, no hace falta que seas fuerte. No hace falta que aguantes. Tu tira. Tira de la manta que queremos reír y saber finalmente la verdad. O, como poco, una pedazo más de esa verdad. Que yo soy el primero que tengo claro que siendo como fue pieza clave del engranaje, Villarejo, el comisario controvertido, también tiene su verdad. Que no tiene que ser necesariamente la verdad absoluta, claro que no. Pero seguro que se iría acercando a ella.

¡Ay quien tuviera su manta! Cuantos retratos haríamos. Cuantos retratados quedarían. Hasta aquellos que se afanan a recordar que BPA ha acudido a Villarejo a defenderse puede que salgan en la foto. Al final y al cabo, me dicen fuentes judiciales, hoy el comisario ya no es testigo de nada. Desde hace muchas semanas, algún mes ya, se dejó sin efecto la petición para que el comisario declarase en la Batllia en la causa referente a las amenazas a los directivos del banco intervenido. Ya no hace falta porque la grabación en la que Celestino Barroso anuncia el hachazo es clara y meridiana. No hay duda de la intención que tenía Madrid seguramente pasando por Andorra.

Villarejo y su manta puede que ayudarán a completar el puzzle. Pero el resultado final y el inicio de todo está claro, muy claro. Solo falta que el juez que lleva la causa tenga el gusto y las ganas de declarar lo que hace tiempo que es un secreto a voces: BPA fue una víctima necesaria de las cloacas del Estado español para intentar hundir a los Pujol. Y lo fue con la presunta connivencia de participantes -políticos, empresarios- andorranos. ¿Que a los propios Pujol les interesaba desviar la atención hacia BPA para que las investigaciones no se centraran en Andbank-antes-Banca-Reig dónde estaba el botín real? Puede. ¿Que los Reig tenían que salvar su banco y su amigo? Seguro.

Hasta el mal día que empiecen a sobreponerse los intereses y rompan la unidad de actuación. Entonces sabremos a ciencia cierta una verdad que ahora como poco ya intuimos. A todo… maestro le llega su san Martín. Villarejo ya lo sabe. Pero más aún sabe su manta. ¡Ay el día que la manta hable! A no ser que también la hayan querido hacer callar entre rejas. Es muy de Madrid eso de hacer callar el rival, el que no interesa, enviándolo a la cárcel o muriendo en extrañas circunstancias. Como ‘murieron’ BPA y Banco Madrid.

Sense Comentaris

Deix un comentari