¡¡”Le entramos a fondo a la mafia de Andorra. Eso pica y se extiende, la mafia de Andorra”!!

991
0

Que Andorra no ha podido caer más bajo, hace días que se viene advirtiendo desde éste blog. Miren si ha caído bajo que hasta el sátrapa de Nicolás Maduro Moros, el presidente que ha conseguido arruinar a uno de los mayores países productores de petróleo, se mete con ella.

Nicolás Maduro Moros es capaz de echar la culpa al “empedrado” de todo lo que lamentablemente sucede en su país. Nicolás Maduro Moros desde que el comandante Hugo Rafael Chávez Frías se le apareció en forma de “pajarito“, ha perdido el norte, la brújula y todo lo que haya que perder, y no debe saber distinguir lo cierto de lo falso.

Nicolás Maduro Moros parece desconocer que por ejemplo en Suiza hay al menos 18 bancos que a petición de los EE.UU. tuvieron que entregar las posibles transacciones que hubiera podido realizar PDVSA. Entre los 18 bancos estarían el UBS AG, EFG Bank AG y CBH Compagnie Bancaire Helvetique SA, y ninguno de los 18  bancos suizos han sido acusados de mala conducta. Y mientras que Suiza ha hecho lo que “normalmente” se hace en estos casos, es decir que se “bloquean las cuentas” posiblemente contaminadas por PDVSA, en Andorra se ha dinamitado un banco por “el artículo 28”, con nocturnidad y alevosía.

Más le valdría a Nicolás Maduro Moros que explicara de una vez a su pueblo lo que la verdad esconde tras sus demenciales alocuciones. Que mientras su pueblo pasa hambre y necesidad, los oligarcas viven a todo trapo sin reparar en gastos. ¡Y que la niña haga el favor de taparse porque además de pasar frío, es una auténtica vacuna contra la lujuria!

No me imagino a Nicolás Maduro Moros hablando de la “mafia Suiza”. Pero de la “mafia de Andorra” bien que la ha mentado y hasta dos veces. (“Le entramos a fondo a la mafia de Andorra. Eso pica y se extiende, la mafia de Andorra“). Y a todo esto nuestro Govern dels millors haciendo “mutis por el foro” que por lo visto es lo suyo. Está diáfanamente claro que a Andorra no la defiende nadie. ¡Ésta es la auténtica y cruda realidad!

 

 

 

 

Intenten ser felices.