¿Qué vale la deuda pública del Govern de Antoni Martí?

1259
1

per El mosquit contra L'ELEFANT

El precio de la deuda pública acostumbra a reflejar la fortaleza de la economía de un país en términos relativos frente a otros. ¿Recuerdan aquello de la prima de riesgo española?

Durante el gobierno de Rodríguez Zapatero se negó la crisis y la prima de riesgo se disparó a máximos históricos. La prima de riesgo no es más que la diferencia entre el precio que paga una economía como la alemana por su deuda y el precio que paga otro país por vender deuda al mismo plazo y, por  tanto, es el mercado quien pone precio (o limites)  al endeudamiento de un país.

¿Qué sucede en Andorra?

Al Govern tradicionalmente lo financió la banca andorrana hasta que llegó un momento que los balances de los bancos no podían continuar asumiendo la concentración de riesgo y banca y Govern acordaron, de mutuo acuerdo, que las nuevas emisiones de deuda se venderían a clientes.

En Andorra no hay un mercado de deuda,  nadie da precio a la deuda emitida por el Govern, y últimamente los clientes de los bancos inconscientemente han comprado deuda pública andorrana. La deuda pública la han comercializado los bancos como un producto seguro y como una alternativa para rentabilizar sus ahorros. Es decir, que hay mucha deuda pública andorrana en manos de clientes residentes y no residentes y ellos no son conscientes del riesgo implícito de su inversión, o bien porque su inversión es una cartera gestionada o bien porque ha comprado un fondo de inversión local que ha invertido en deuda andorrana o bien porque han comprado un activo y nadie les ha explicado los escenarios adversos en que puede encontrarse.

Hemos creado en pocos años un mercado de deuda artificial. Emitimos deuda, la compran clientes cautivos de los bancos andorranos y nadie cotiza el precio de las emisiones, como las emisiones son a corto plazo, se van pagando los intereses y se refinancia el principal. Es un mercado artificial por dos motivos básicos: porque no existe un precio de mercado del activo en circulación (y siempre se compra y se vende al valor nominal) y porque la transmisión del riesgo no es real. 

En realidad, los clientes de los bancos confían que su banco les venderá el activo al mismo precio que lo compró y no analiza a fondo las implicaciones que tiene invertir con el riesgo de impago vinculado que tiene toda economía.

lataMe imagino que no hace falta que les explique lo que acaba sucediendo en un mercado artificial, quizás las personas de mi generación recuerden el chiste de la lata de sardinas. Una lata de sardinas se compra y se vende entre prisioneros de una cárcel hasta que por fin, uno de ellos decide abrirla y comerse las sardinas, al hacerlo se da cuenta que la lata está vacía y se queja al vendedor y éste le contesta: ¡¡Todos lo sabíamos que estaba vacía, hay que venderla sin abrirla !!

Esto le pasa a la deuda del Govern de Antoni Martí. Govern, el INAF, las agencias de rating, los bancos y muchos clientes saben que lo que tienen entre manos es una lata vacía pero siempre queda un incauto con hambre.

1 Comentari

Deix un comentari