Se va a ver un ‘panamarrón’

566
0

Por Pedro ALBA

Me voy a Panamá, lo tengo claro. Voy a ver si saco algo en claro en este desaguisado entre dos líderes de dos países transparentes com el citado estado centroamericano y el estado centropirenaico. Mucho me temo, y lo digo prejuzgando, lo dejo claro también, que Antoni Martí tiene las de perder. Puede que le hayan vendido gato por liebre o puede, simplemente, que fuera a hacer negocios pensando que lo que se habla en Nueva York no se escucha en Andorra. Claro, como Martí no tiene Twitter, no pensaba que Juan Carlos Varela, el presidente panameño, tuviera. Y resulta que no solo tiene cuenta: además, la usa. Martí ha protagonizado otro ridículo. Uno más. Puede que simplemente haya mentido. Y no sólo eso: me consta que ha revolucionado la banca andorrana, que le ha hecho saber su enorme malestar y espera a la vuelta para poner el mandatario andorrano de cara a la pared.

Si no saben de qué se trata, lo intento resumir a partir de lo que he leído, que yo tampoco estoy muy puesto en estas cosas, que es por eso que me largo a Panamá a ver qué pasa. Resulta que nuestro cap de Govern ha aprovechado su cita con la asamblea de la ONU en su intento de liderar la globalización para hacer una tournée con mandatarios iberoamericanos para obtener su apoyo a la cumbre Andorra 2020. En estas que se reúne con Varela, el presidente panameño y al término del encuentro el hombre, ni corto ni perezoso, anuncia por las redes sociales a un preacuerdo o una negociación con Andorra para repatriar hacia Panamá fondos depositados y supuestamente bloqueados en cuentas bancarias andorranas. El trasfondo de todo ello es el ‘caso Odebrecht’. ¿El objetivo del país centroamericano? Quedarse con el capital de antiguos dirigentes políticos panameños hoy opositores porque, supuestamente, procederían de artimañas que habrían ido en contra de los intereses del Estado.

Mientras todos los trapos sucios recaigan en la antigua Banca Privada d’Andorra (BPA) no pasa nada. Pero resulta que hay otros bancos -Crèdit Andorra, sin duda alguna, también trabajó tanto con Odebrecht como con expolíticos panameños; Andbank también tiene intereses muy importantes en la zona…- que han visto las orejas al lobo. Si se abre la puerta a según qué puede que también deban pasar por caja. Y eso no gusta; más aún: asusta. Por ello, seguro segurísimo que hubo toque a Martí, al Govern. Y a los chicos del coro de Prat de la Creu no les quedó otra que negar, aunque fuera por la puerta de atrás, la mayor. Leo en Altaveu que el Govern ha estado contando a través de sus canales oficiales tantas reuniones con la cumbre Andorra 2020 como trasfondo. Menos las de Panamá, claro está.

Pero cuando Varela, el presidente panameño, salió a anunciar a bombo y platillo que había conseguido casi arrancar unos cuantos millones de dólares de Andorra, a Martí no le tocó más remedio que mandar una negativa. Que no, que no, que el único motivo de la reunión era obtener el apoyo de Panamá a Andorra 2020. Y que al cap de Govern no le tocó otro remedio que escuchar otras cosillas que no le venían en gana escuchar. Tardó Panamá bien poco a volver a salir a la palestra para reafirmarse que hay encima de la mesa un borrador de un preacuerdo que debe permitir al país centroamericano rescatar depósitos embargados en Andorra. Y ya la tenemos liada. Me temo que va a haber un marrón importante.

Temo a la par que espero que la banca andorrana a la que el ‘Govern del millors’ se ha encargado de mimar hasta a extremos insospechados -a alguna banca, claro- de ahora a Martí su merecido. Ya lo dicen: se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Y a un más si eres mentiroso compulsivo, claro está. Con su permiso me voy a Panamá. Les cuento a la vuelta.

Sense Comentaris

Deix un comentari