Y el ridículo se puso en escena (I)

505
0

Finalmente, han tenido 1.043 días desde el INFAME 10 de marzo de 2015 para arreglar el estropicio causado a la ciudadanía en general y a afectados, clientes, trabajadores, directivos y accionistas en particular, el juicio sobre el mal llamado “caso BPA” se puso ayer en marcha y como no podía ser de otra manera desde el minuto uno ha quedado en evidencia la nula consistencia del proceso planteado por los esbirros a sueldo del Govern dels millors. No entiendo cómo el Tribunal presidido por el Magistrado Pijoan no manda de vuelta a la facultad a varios de ellos a ver si de una vez aprenden derecho.

Ver ayer al fiscal general intentando justificar lo injustificable no tiene precio. Escuchar de su propia boca que todo éste estropicio originado con la intervención de BPA es la “notice” del FinCEN y argumentar que nadie puede poner en duda el mejor “servicio de inteligencia financiera” del mundo, manda narices. (También fue el mejor servicio de inteligencia del mundo el que decía que había armas químicas en Irak y todavía las están buscando). La “notice” del FinCEN apenas son 10 folios. No hay informe y si lo hay, nadie lo ha visto. (¿Dónde está el informe del FinCEN?). Tan solo unas simples acusaciones que el tiempo se ha encargado de demostrar que eran todas ellas mentira. Nunca hubo estructura de blanqueo de dinero en BPA, ningún “high-level managers” cobró ninguna comisión. (Lo de la batlle tildándolo de “rumorología” es para enmarcar y mandarlo a todas las facultades de derecho del mundo). Lo de los venezolanos estaba judicializado. Lo de los chinos y lo del ruso eran temas fiscales en España. Y de Sinaloa nunca nadie ha sabido nada. Escuchar a continuación a sus dos escuderos es demasiado para cualquier persona que posea una inteligencia media.

Ver a las defensas enumerar una por una, en las pocas cuestiones previas que se han expuesto hasta hoy, todas las irregularidades cometidas contra sus clientes, todas las irregularidades cometidas en la instrucción, el no poder ni acceder al sumario en numerosas ocasiones, unos 230.000 folios, el grado supino de indefensión a la que se ha sometido, y se somete, a los procesados, muchas veces no sabían ni de qué se les acusaba, el disparar primero para después intentar probar lo que sea, dice mucho de cómo se han manejado tanto fiscalía como batllia en éste disparate. Y aún hay algún cernícalo intenta loar la labor de los susodichos.

Si estando en tiempo de exposición de cuestiones previas, ayer el mal vasallo puso encima del pupitre todas ellas, y todas ellas muy bien subrayadas y muy bien marcadas en diferentes colores, el verde y amarillo sobresalían, los abogados ya le han dado toda la estopa que han querido y más al fiscal y escuderos, no me quiero ni imaginar la que le van a meter cuando se entre de lleno en el fondo. Y no le valdrá, tal y como ha pretendido hoy, decir que los abogados son muchos y él uno porque no es verdad.

Hacer el ridículo lo han podido evitar durante muchísimo tiempo pero cada día que pasa estoy más convencido de que les gusta hacerlo, que es lo suyo. Lo que siguen sin darse cuenta es que la imagen que proyectamos al resto del mundo es patética.

 

 

 

 

 

 

Intenten ser felices.

 

 

 

 

 

 

Sense Comentaris

Deix un comentari